N o se requirió mucha creatividad para el cambio de nombre, pues la idea es similar a la de otros países, Prochile, Proecuador, Properú. Pero no cabe duda que es acertado. Las razones son múltiples. Desde el 13 de Noviembre pasado, Proexport oficialmente no existe, ahora es Procolombia.

Pero lo que quiero expresar y resaltar como inquietud, no es realmente el cambio de nombre, sino el cambio de actitud en nuestra agencia nacional, creada en 1992, inicialmente para promover las exportaciones y luego se agregaron el turismo y la inversión. Ahora se agregan la estrategia Marca País y el Programa de Transformación Productiva. La nueva página web es www.procolombia.co y la inversión para hacer el cambio fue de U$200.000 dólares. La agencia fue creada hace 22 años bajo la tutela e iniciativa del entonces ministro de Comercio, Juan Manuel Santos, hoy presidente.

Cuando hablo de cambio de actitud es simplemente un llamado a que así sea, para que Procolombia se apoye más en los colombianos en el exterior para lograr sus metas. Sé que convocó un ¨focus group¨ para analizar los posibles cambios, pero no fue posible que me informaran quienes lo integraron, cómo trabajaron, cuales son las conclusiones ni cuanto costó.

Haces apenas dos años Analdex informaba que Colombia tenía tan solo poco más de 3.000 empresas con capacidad exportadora y aunque los tratados de libre comercio motivaron las exportaciones, las cifras de hoy no son tan halagadoras, de más de 1,3 millones de empresas registradas en el país, solamente 3.170 exportaron de manera constante en los últimos 3 años. Eso significa que los métodos utilizados para promover las exportaciones no han funcionado. Cabe preguntarse si ha valido la pena el esfuerzo de 22 años de Proexport o si la actitud debe ser otra para recuperar el tiempo y terrenos perdidos.

Otra cosa son las inversiones extranjeras en el país. Estuve presente en una de las reuniones de Proexport alguna vez con potenciales inversionistas extranjeros y la venta que se hace de Colombia con dicho propósito es magnífica, aunque reconozco que no sé las cifras.

En cuanto al turismo, no existen cifras fidedignas para medir resultados y Proexport, al igual que otras entidades del gobienro, siempre se han negado a reconocer que el principal turista que llega a Colombia es el colombiano que vive fuera del país, pero que no lo miran como turista por ser colombiano, y eso es un error. Esos colombianos traen además gente de la mano, y muchos dólares para gastar. Pero nada, absolutamente nada, se hace para motivarlos a que regresen, a que traigan a otros. Desde que entran al país, muchos de ellos, con un pasaporte extranjero porque se han nacionalizado en otros países, los agentes de inmigración en Colombia, comienzan a mirarlos mal, a hacerlos sentir mal, a discriminarlos, a hacer valer una ley que debería volverse a estudiar para eliminar obstáculos.

De nada sirve pintar fuera un país hermoso, gastarse millones de dólares, cuando adentro no existe la infraestructura necesaria, y lo que es peor, como lo hemos reiterado en esta revista, existen leyes que dificultan el otorgamiento de visas para turistas extranjeros.

El espacio no da para mucho. Procolombia deberá revisar su infraestructura técnica, física (oficinas) y humana. Sus estrategias de comunicación con el exterior y, no de alguna, sino de muchas maneras, abrir puertas a los colombianos en el exterior, a sus experiencias, a valorar lo que tienen que aportar, a escucharlos con humildad y no con arrogancia, a dar respuestas concretas, pues no siempre hay respuestas para muchas inquietudes, interrogantes e intentos de obtener ayuda en Proexport. Bienvenido Procolombia, esperamos que con nueva y muy buena actitud.

aquicolombiausa@gmail.com

In this limited part of the application, look what i found out fareez accomplishes a lot!