N o es justo que los colombianos en el exterior tengan que perder una parte de las pensiones por las que trabajaron durante toda su vida en Colombia, realizando el proceso para pensionarse. Empresas que se dedican a ayudarlos con los trámites les cobran un porcentaje o una tarifa, y en realidad lo que algunas de ellas hacen, es servir de intermediarios para colectar clientes para empresas de abogados en Colombia.

 

No pongo en duda su honestidad y capacidad, pero ¿por qué no se dan los medios fáciles para que cada quien haga esto sin tener que pagar? Y, como si fuera poco, en la mayoria de los casos, los trámites pueden tardar años, entre 3 y 5, según denunció hace unos días en un foro en España, Ana Paola Agudelo, representante de los colombianos en el exterior, quien en el marco de un conversatorio con el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, pidió una solución para esta situación, agilizando los trámites.

 

De acuerdo con la congresista, para solucionar el tema de las pensiones en Colombia, se debe garantizar una atención personalizada, y debe estar articulada con los consulados. “Es el momento ideal para atender a los colombianos en el exterior, no podemos seguir esperando más tiempo, nosotros somos colombianos dentro y fuera del territorio”, dijo. Cuando un aspirante a pensionado ingresa a la página web de Colpensiones, encuentra un enlace que dice: “Preafiliación Colombianos en el Exterior”. Lo intenté, pero no tuve éxito. La página permite ciertos trámites en línea pero generalmente tiene dificultades. Traté de hacerlo antes de escribir esta nota editorial y nunca pude terminar el proceso de preafiliación. También intenté actualizar mis datos personales en línea y no lo logré porque no admite una dirección en el exterior

 

Quizás otros tengan mejor suerte, pero la verdad es que no es suficiente para que una persona pueda realizar los trámites de su pensión, sin tener que sacrificar una buena parte de sus fondos de retiro pagándole a otros. Lo que si tiene claro el Fondo Nacional de Pensiones, es que los trámites que realice el usuario “están bajo su total responsabilidad y sujetos a los procedimientos que dice la ley”. Y eso ya genera temores y precaución. Existe también una línea telefónica para el usuario en Bogotá, más no para los colombianos en el exterior.

 

Y tambien allí existen dificultades para obtener la información que permita al pensionado gestionar por si mismo su pensión. Mi recomendación, compatriota, es que si requiere actualizar sus datos, investigar o actualizar sus historia laboral, saber como continuar aportando desde el exterior, gestionar su pensión o solicitar la devolución de aportes tras haber cumplido con los requisitos, lo intente primero por si mismo, con las herramientas que ofrece Colpensiones. Y, si no obtiene los resultados esperados, llámelos, no se enoje, no critique, pero exija con respeto que le ayudaen, tiene derecho. Es la mejor manera para presionar a que estos procesos se agilicen.

 

Y, no olvide que está gestionando un pago de por vida para usted, hágalo bien y comience a prepararse por lo menos con dos años de anticipación, antes de cumplir la edad de jubilación. La siguiente frase la extracté de la página web de Colpensiones: “Los trámites ante Colpensiones son totalmente gratuitos y no requieren intermediarios. No se deje engañar”. Quizás requiera un poco de esfuerzo, pero ingrese y busque como hacerlo. Existen 22 documentos explicativos que, con un poco de paciencia, entenderá y podrá poner en práctica.

 

Fernando Escobar Giraldo

Editor General